Blogia
La Comedia Humana

Una esperanza de futuro

Una esperanza de futuro

"Para ir adelante de los demás, se necesita ver más que ellos" José Martí.

 

 

    He decidido escribir este texto sobre el MST (Movimiento de los Sin Tierra) después de comprobar que este movimiento es menos conocido de lo que creía. Por eso, y porque es un movimiento del que hay mucho que aprender y al que hay que apoyar en todas las formas que nos sean posibles, he pretendido hacer una presentación en varios de sus aspectos, como su organización, su historia o su formas de luchas. Tal vez me ha quedado más largo de lo que pretendía para una presentación, pero aún así he dejado muchas cosas sin contar, por lo que recomiendo a l@s que quieran saber más, acceder a fuentes completas de información, ya que es un movimiento que vale la pena conocer. Para hacer esta presentación he utilizado sobretodo datos de la página web oficial del propio MST, y de un documental titulado Los sin tierra, por los caminos de América, documental que se puede descargar en el emule y que aconsejo ver a tod@s l@s que quieran comprobar que otro mundo es posible, y que no es posible en un futuro, si no que se está creando en estos mismos momentos.

 

    La República Federal de Brasil es un país con un increíble potencial. Es el quinto país del mundo en extensión, tiene 160 millones de habitantes, posee la mayor superficie agrícola del planeta, una gran variedad y cantidad de recursos, fértiles tierras, la mayor reserva de agua del mundo, y es considerada la novena potencia económica mundial.

    Pero tras esa potencialidad se encuentra un país injusto, que es considerado por las Naciones Unidas el país con el peor reparto de tierras y una mayor desigualdad social. De hecho, en la novena potencia económica mundial, el 30% de la población vive con menos de un dólar al día, viviendo 40 millones de brasileños en el umbral de la pobreza absoluta. Según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, los ingresos del 1% más rico de la población (13.9% del total) superan a los que corresponden al 50% más pobre (12.0%). Es decir, el 50% más rico se apropia del 88.0% del total de los ingresos.

    La tierra brasileña, se reparte entre unas pocas manos de latifundistas, perteneciendo el 50% de la tierra al 1% de la población. Y es, además, mal aprovechada, utilizándose poco más del 50% de las tierras cultivables (solo con repartir las tierras improductivas daría para todas las familias que no poseen tierras, y aún sobrarían). Siendo esto así, es incapaz de cubrir las necesidades de la numerosa población brasileña, ya que su productividad es muy baja y los latifundistas las destinan a productos de exportación en vez de a alimentos básicos.

    Todo eso, junto a las pésimas condiciones laborales de los trabajadores del campo brasileño, ha llevado a una situación insostenible, en la que existen 4,8 millones de familias de trabajadores rurales sin tierra, donde se ha fomentado el éxodo a las ciudades, (donde se ha incrementado la pobreza y se han multiplicado las fabelas[1]), y se han creado figuras como las del boyafria[2] y las del trabajador esclavo[3].

    Por todo eso, hoy más que nunca, es necesario llevar a cabo una reforma agraria en Brasil, pero los fazendeiros[4] se han opuesto a ella durante mucho tiempo, siendo apoyados por los diversos gobiernos y dictaduras de Brasil, aplastando todos los movimientos campesinos durante 500 años..

 

    En ese contexto, hace 20 años, y ante el incremento de las desigualdades y la pobreza causado por el desarrollo del capitalismo en la agricultura, nació un movimiento popular, el MST. A principios de 1980, y aún en plena dictadura militar, varias familias, expulsadas de diversas tierras, acamparon en una encrucijada rodeada de latifundios del Estado de Rió Grande do Sul, la encrucijada de Natalito. Estas familias exigían su derecho a una tierra donde vivir y donde trabajar. En las siguientes semanas, se fueron uniendo otras familias de Sin Tierra, llegando a formar una gran, pero pobre, ciudad. La CPT (Comisión Pastoral de la Tierra), un grupo recién creado por representantes de la Teología de la liberación[5], se unió a estas familias, apoyándolas y animándolas a unirse e organizarse.

    Para acabar con el campamento el gobierno dictatorial mandó al mayor Curió, experto en dirigir escuadrones de la muerte, y en aplastar movimientos campesinos. Pretendían expulsarlos a otra zona para deslocalizar el problema. Pero finalmente, y de forma totalmente pacífica, este movimiento popular resistió, hizo frente y venció esta represión. Este hecho fomentó la aparición de otros campamentos por todo el país, y propició, en 1984, una reunión de representantes de los campesinos de varias regiones, apoyada por la CPT, en el estado de Paraná. Nació allí oficialmente el MST. Nació teniendo en contra a la opinión pública, al gobierno, y a la prensa, pero, como dicen algunos de sus miembros, se hicieron fuertes bailando y cantando para no perder el ánimo y ser escuchados, ganándose el apoyo de varios sectores de la población.

 

    EL MST está formado por campesinos, moradores de fabelas y otros grupos marginales, que reivindican la tierra como una esperanza de futuro. Buscan un cambio social que acabe con la concentración de la tierra, quieren dejar de trabajar para otros y hacerlo para si mismos, y se proponen tres grandes objetivos: la tierra, la reforma agraria y la creación de una sociedad más justa. Pretenden que se expropien las grandes áreas pertenecientes a las multinacionales, y acabar con los latifundios improductivos, limitando el número de hectáreas para la propiedad rural. Defienden la autonomía de los indígenas, la democratización de los recursos, y luchan contra el asesinato de trabajadores rurales. Los objetivos generales de la propuesta de la Reforma Agraria del MST son los siguientes:

 

- Garantizar trabajo para todos, con justa distribución de la riqueza;
- Producir alimentación abundante, barata y de buena calidad para toda la población brasileña, generando seguridad alimentaría para toda la sociedad.
- Garantizar el bienestar social y la mejoría permanente de las condiciones de vida de todos los trabajadores;
- Buscar la justicia social y la igualdad de derechos;
- Difundir la práctica de los valores humanistas;
- Contribuir a crear condiciones objetivas para la eliminación de la discriminación de la mujer;
- Implantar prácticas que garanticen la preservación de los recursos naturales y de un desarrollo auto-sustentable.

 

    Para lograrlo proponen varias medidas concretas, como: la democratización de la tierra y de los medios de producción, la reorganización de la producción agrícola, el desarrollo de la industria (que atienda a los intereses de los trabajadores y consumidores), que se democratice el agua del norte del país (actualmente privatizada), la creación de un nuevo modelo tecnológico que respete la naturaleza y garantice la preservación de los recursos naturales, y un desarrollo social que asegure los derechos y el bienestar social de la ciudadanía.

 

    Para lograr todo esto se organizan de forma democrática y colectiva. Entre el MST no hay líderes, simplemente hay un colectivo que trabaja y va siempre hacia delante decidiendo de forma asamblearia. No están vinculados a ningún partido político ni a ninguna otra organización, y, de hecho, es curioso ver cómo los que más insisten en que el MST se convierta en un partido político son los propios fazendeiros y la derecha política. Algo que, por otra parte, es lógico, ya que así pretenden poderlos acusar ante una justicia complaciente (con la forma actual no se puede acusar a nadie, no hay sujeto jurídico), y acabar con el movimiento encauzándolos en una lucha política mercantilista, donde saben que la derecha les saca mucha ventaja. Además, esperan que, como partido, el MST pudiera desviarse de sus objetivos concretos y reales, alejándose de las prácticas y del campesinado que ahora lo forma, algo que ocurre más a menudo de lo deseable en partidos institucionalizados que tienden a llenarse de burócratas oportunistas.

    Pero no, el sistema organizativo del MST es colectivo y asambleario, como ya he dicho. Se organizan por comisiones de campesinos. La primera es la comisión de base, es la que se organiza en las comunidades rurales, y esta formada por núcleos de 10 o 15 familias asentadas en campamentos, éstas nunca tienen un único controlador. De ahí se pasa a las Comisiones de municipios, a las Comisiones Estatales y finalmente a la Comisión Coordinadora nacional. Todo eso sin cargos como los de presidente, secretario o tesorero. El órgano máximo es el Congreso Nacional, que se celebra cada 5 años, de forma independiente a los encuentros que se celebran cada año en los 23 estados donde esta presente de forma organizada el MST.

 

Para que sus miembros tengan voz propia, el MST dota a sus asentados de conocimientos, creando escuelas en los campamentos, en las que se pueden ver inspiradoras imágenes del Che. Actualmente, el movimiento tiene 3.900 educadores repartidos entre 1900 escuelas, con más de 200.000 alumnos de educación básica. Además, se han creado escuelas itinerantes y se ha llegado a acuerdos con universidades brasileñas para que validen los estudios. Se calcula que en los últimos años ya son más de 30.000 los adultos alfabetizados por el MST. Por todo eso, el movimiento ha recibido el premio UNICEF a la educación.


    Pero si algo es destacable del MST es su forma de lucha, una forma de lucha que puede parecer utópica, pero que, sin embargo, está resultando efectiva. El MST es un movimiento pacífico, que rechaza la violencia y se apoya en la solidaridad. Saben que, para lograr la reforma agraria, es más útil el apoyo del pueblo brasileño que no los fusiles, y por eso quieren llevarse bien con la sociedad.

    Sus formas de lucha son siempre masivas. Incluyen las manifestaciones en las calles, las huelgas de hambre, las concentraciones regionales, los campamentos, las ocupaciones de tierras y órganos públicos… Sus tres premisas básicas para llevar adelante la reforma son: organizar a los campesinos, concienciar a la sociedad de que la reforma agraria es una lucha de todos y desarrollar formas de presión popular para que el gobierno desencadene la reforma agraria.

    Según el artículo 184 de la constitución brasileña: cualquier finca que incumpla su función social será susceptible de ser expropiada para ser repartida entre las familias que lo necesiten. El artículo que establece cuando ocurre esto es el 186, que dice que, entre otras cosas, para que una finca no incumpla su función social debe respetar la legislación laboral, respetar la legislación medioambiental, asentar una productividad conforme a la productividad media de la región, y evitar que la tierra genere un conflicto social. El MST denuncia el incumplimiento de estos artículos, y actúa en consecuencia, no pudiendo ser acusados legalmente, ya que están amparados por la constitución del país.

    La forma en que llevan esto a cabo es la ocupación directa de las fincas. Al entrar en las fincas crean un hecho político, y, creado éste, llaman al gobierno y al latifundista para negociar, siempre dejando claro que ellos sólo quieren la tierra para trabajar. Al ocupar esta tierra se comprometen a no tocar nada de maquinaria ni herramientas, ya que ellos sólo quieren la tierra, y proponen a los funcionarios que trabajan en ella la posibilidad de unirse a su causa, ya que, al fin y al cabo, ellos también son trabajadores del campo. Este proceso de diálogo con el gobierno puede durar entre 6 meses y 3 años, aunque en algunos casos se ha llegado a esperar 10 años. Una vez conseguida la tierra, el trabajo se reparte entre los núcleos familiares, creándose equipos de educación, higiene, cultura, etc… Estas brigadas voluntarias son siempre dirigidas por un coordinador y una coordinadora. Una vez finalizado el trabajo, se sortea qué familias ocuparán esa tierra. Las no elegidas continuarán con su lucha en otro latifundio, las que se asienten comenzarán de nuevo el trabajo de base. Esto es lo que hace crecer el movimiento, esa propia iniciativa de las familias, que una vez ya asentadas, se dirigen a los barrios rurales y a las periferias de las ciudades para mantener reuniones con otras familias, informarles y acompañarlas a ocupar otros latifundios.

 

    Con esta lucha pacífica, el MST ha logrado mejorar la vida de millones de personas. Anualmente se están realizando una media de 380 ocupaciones de latifundios improductivos, en el 80% de los casos los jueces dictaminan la expropiación de la tierra. Se han ocupado 3.900 latifundios desde la creación del MST, un total de 22 millones de hectáreas que acogen a 450 mil familias. Son ya 5.000 los asentamientos repartidos por todo el país, y llega a 5 millones el número de personas que viven y trabajan en ellos. Estas personas reciben educación y sanidad, que ellos mismos organizan, ven reducirse la mortalidad infantil, y tienen una renta por capita casi 4 veces superior a la media brasileña.

    Además, el MST está desarrollando la producción en forma de cooperativas. Las cooperativas son un sistema socializado donde no se divide la tierra, si no que pertenece en su conjunto a la totalidad de familias asociadas. En ellas, todos los trabajadores ganan por igual, sin valorar más un puesto que otro. El producto de estas cooperativas da de comer a las familias, y se lleva a vender a mercados colocados directamente en la calle, o se vende directamente a casas particulares, sin la participación de intermediarios. Se vende a un precio más económico y accesible de lo que acostumbran a costar los alimentos, haciendo, por tanto, una función social, ya que más brasileños pueden acceder a alimentos. Estos asentamientos ya son responsables del 40% de la producción agrícola de Brasil, lo que demuestra la falsedad de las teorías capitalistas que consideran necesaria la dirección de los empresarios o latifundistas para una mejor productividad.

 

    Lamentablemente, estos crecientes logros han ido acompañados de una creciente represión. Los fazendeiros y capitalistas, que consideran un baluarte sagrado la propiedad privada, acusan de terroristas al pacífico MST, por lo que, mediante la contratación de pistoleros y el apoyo de algunas fuerzas gubernamentales, como la policía militar, se dedican a reprimir y asesinar a los trabajadores rurales que luchan por una vida más digna. Probablemente, el órgano más representativo de esta represión sea la UDR, organización política de latifundistas y fascistas que desde su nacimiento se oculta detrás de estas muertes. Organismos como Amnistía Internacional y la Comisión Pastoral de la Tierra denuncian estos hechos y redactan informes sobre la muerte de campesinos, las cuales se elevan a 1.600 asesinatos en los últimos 15 años. Pero, ni esta represión, ni el incumplimiento de las promesas de reforma agraria de Lula podrán parar esta lucha, porque la tierra debe ser para el que la trabaja, y cada vez hay más gente dispuesta a plantar cara al sistema capitalista hasta que eso llegue a ser una realidad y no sólo una frase.


[1] Zonas de marginación y pobreza en las ciudades brasileñas, formadas por barrios de barracas.

[2] Trabajadores sin tierra que vagan por los campos en busca de un trabajo temporal mal pagado y sin unas mínimas condiciones laborales. Se calcula que el 42% de la mano de obra del campo brasileño es de este tipo.

[3] Buscadores de mano de obra se dirigen a zonas marginales de las ciudades, y prometen grandes sumas de dinero a gente sin empleo, dejando incluso dinero a la familia en ese mismo momento. Cuando estos nuevos trabajadores del campo llegan a los latifundios descubren que tienen que trabajar un mes para devolver el dinero que se dejo a su familia, y que tienen que pagar por la comida que reciben, por la ropa, las tiendas, las herramientas… Se llega así a una situación en la que, por cada mes que trabajen, deben varios meses de sueldo, por lo que al acabar su trabajo en ese latifundio deben ir a otro de forma interminable para pagar esas imposibles e ilegales deudas, y siempre vigilados por hombres armados para que no escapen.

[4] Nombre que reciben los latifundistas brasileños.

[5] Movimiento cristiano que se opone al que llaman “Imperio de Roma”, y que, influenciado por el marxismo y otros movimientos de izquierdas, luchan por mejorar la situación de los trabajadores de Latinoamérica. Más información.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Gabriel Juez -

Muy buen espacio para informarse.
También hay informe sobre problemas de tierra en la Argentina, está en

http://www.adin-noticias.com.ar/ocaso.htm

Mefistofeles -

Lo de que el MST prohíbe la doble militancia ya te dije de donde lo saque. Por cierto, no hay que irse a la CNT para ver gente que no esta de acuerdo con la doble militancia, mucha gente de partidos comunistas pide lo mismo para que no militen los de El Militante entre los suyos. Y me hace gracia que digas que no te respondí a eso cuando desde el principio te he hecho varias preguntas y no has respondido ni una, supongo que atacando quieres evitar responder, porque no has dado ni un solo argumento en todo el rato, solo te ha sido por las ramas contando cosas que no venían a cuento. Y lo de sintetizar se lo deja a los aprendices de periodistas que no tiene mucha idea de escribir, a mi me gusta explayarme. Jeje, ya me imagino que curras mucho si, probablemente debe hacer dias que curras mucho, y claro, eso cansa, es la falta de costumbre.

Pero Grullo -

No te enseñaron en el colegio a sintetizar? Menudas parrafadas, macho, aunque vaya diálogo de sordos, porque me sales por la tangente, cuando aún no has sido capaz de rebatirme una tamaña estupidez como que el MST prohiba a sus miembros la afiliación a partidos políticos, entre otras.
Y disculpa por responderte tan tarde. Trabajo unas cuantas horitas al día y ando muy ocupado.

Colibrí Lillith -

¿Cómo que no ocupan tierras lanzando florecitas? ¡Si lo primero que hacen al ocupar una tierra es cantar y ponerse a bailar! :P

Decir que ocupar una tierra a una persona que no le pertenece es ser violento creo que es un poco heavy. Para empezar, las tierras no son propiedad de nadie, a pesar de que, como cuenta Rousseau, un día alguien plantó una valla en una zona y dijo "esto es mío", dejando que el resto de gente se lo creyera. Eso no significa que eso sea suyo, ni mucho menos. Por lo tanto, partiendo de que la tierra no se puede poseer, y, sin embargo, sí que se puede "explotar", las actuaciones del MST son totalmente legítimas y no agreden contra nadie, a pesar de que el latifundista se sienta agredido porque se siente propietario de una tierra que, como dije, no es suya (y, de hecho, ni siquiera ha visto nunca).

Mefistofeles -

A ver, por pasos. Eso que dices, díselo a los del MST directamente, porque precisamente la frase que más criticas, la de que no hay lideres en el MST, si no un colectivo que trabaja, es una frase que me apropie porque me gusto cuando se la oí decir a un militante del MST, y la verdad, me da que ellos saben mejor que nadie como se organizan. Y lo de esa frase es algo que se puede ver en el documental que menciono al principio, ya que como dije claramente, este texto se basa en datos de ese documental y de la web oficial. Que el del MST se organiza por comisiones me parece algo real y no puramente ideal.

Lo que tu llamas “diarrea mental” sobre el concepto de vanguardia es mi forma de ver la vanguardia, pero claro, no es como la tuya y por tanto no vale ¿no? En ese sentido tengo influencias luxemburgistas o de otro tipo diferentes a los tuyos, si para ti eso es izquierdismo, pues vale ¿y? Para mi no. ¿o a caso esperas que acepte que las cosas son como tú dices y punto? Es pues como la expresión que usabas en el otro comentario cuando decías al hablar de la violencia revolucionaria, “la toma de tierras es en sí un acto de violencia revolucionaria, lo veas como lo veas”, es decir no se puede discutir, es como dices tú, porque lo dices tú, y da igual lo que yo opine, viva el dogmatismo. ¿Acaso solo se puede interpretar el concepto de vanguardia de una forma y el resto no vale solo porque tú lo dices?, al menos da argumentos de porque es mejor como tú dices y lo hablamos, que el dialogo puede ser fructífero, pero de momento no has aportado nada, yo creo que al menos he tratado de explicar mi punto de vista.

Con lo de que hay miembros del MST en el PT ya volvemos a lo mismo ¿a caso no he dejado ya claro lo que dije? 1. Dije claramente que el MST no esta vinculado a ningún partido, eso es algo oficial, al crearse como colectivo acordaron que no se vincularían a ningún partido, y eso no me lo invento yo, lo establecieron ellos, a mí que me dices si no te gusta. Y 2, yo creo que no se deben convertir en un partido, pero creo que esta bastante claro que eso no es lo mismo que el hecho de apoyar a un partido, de hecho, si se convirtieran en un partido, no apoyarían a otro ¿no? Me parece que lo deje claro en el texto y en el otro comentario, pero lo repito porque veo que insistes, no se si es que no me explique bien. Es verdad que personalmente creo que el hecho de que un partido pretenda hacer hegemónicos sus mensajes en un movimiento como dices, puede conllevar una instrumentalización del movimiento, pero si relees el texto en vez de hablar por hablar veras que en ningún momento digo eso, y de hecho me hace gracia que me critiques tanto a mí por un texto que claramente no es tanto de decir yo algo, de dar mi opinión, como de explicar algo sobre lo que yo he recibido cierta información que quiero compartir. Y a veces doy mi opinión, pero tu me atribuyes cosas que no he dicho en ningún momento, y el texto está ahí para verlo. La critica que hago es del error que veo de que el MST pudiera convertirse en un partido, si a ti eso no te parece bien, pues me alegro, me da igual, no espero que pienses igual que yo, pero al menos limita las criticas al texto sin inventarte cosas.
Y sobre la violencia me parece que tampoco has entendido lo que dije y me toca repetirlo también. En el texto me refería a la violencia física, puede que no lo dejara claro, pero en el otro comentario ya lo he dicho, y tú aun insistes. Y claro que este sistema arremete violentamente, eso es la violencia estructural, pero ese tipo de violencia no la ejerce el MST, al igual que no ejerce la violencia física directa, ni la amenaza de violencia, ni promueve la violencia cultural, ni nada de nada. Este sistema arremete imposibilitando el libre desarrollo de las personas, limita sus opciones, explota, controla, reprime… arremete de muchas formas, pero ninguna de esas cosas se las hace el MST a los latifundistas. Como ya dije, seria diferente si los campos que ocuparan fueran los que mantienen la renta del latifundista (algo que igualmente seria legitimo), pero al menos en ese caso se podría decir que afecta al latifundista, en el sentido de que arrebatarían la forma de mantenerse del latifundista, pero es que ni siquiera eso, los campos que están ocupando actualmente son campos improductivos, por lo tanto no afectan realmente a la vida del latifundista más que en los títulos de propiedad. ¿Me puedes decir donde ves ahí la violencia, que es para ti esa violencia revolucionaria? porque yo no la veo, diferente seria si hablaras de lucha, pero hablas claramente de violencia. Si el MST dijera al latifundista, si no nos entregas estas tierras te matamos, ahí vería violencia, pero tal como lo hacen no la hay.
En serio, me parece que no me entiendes cuando me lees, porque no paras de sacar y repetir conclusiones del texto que no las hay, lo aclaro e insistes.

Anónimo -

En la tercera linea quise decir "el MST", no el PT.
Disculpas.

PD: sólo conozco a la actual CNT que prohiba la militancia en partidos politicos o otros grupos como FAI -por eso esán separados- pero ni en el 36 eso ocurría.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pero Grullo -

Tienen cuadros que dan la cara, tiene personas más implicadas, pero no tienen dirigentes ni hacen delegación de poderes sino asambleismo puro. Buena dosis de idealismo el tuyo, socio, eso no se da ni en los movimientos más autónomos y ultranarquistas de ninguna parte. La diarrea mental que haces sobre el concepto de vanguardia es brutalisima, por ejemplo. Creéme, hay lídres avanzados ideológicamente que dirigen el PT, y no tiene nada de malo que lo dirijan. Otra cosa es que se erijan en gerontocracia interna o en burocracia. Creo que los lídres del MST han leído lo suficiente a Mao o a ese Che que citas como para entender estos conceptos de un modo mucho más claro que el que tu defines.
Por otro lado, una cosa es que no apoyen a ningún partido y otra cosa es lo que todo el mundo sabe, incluso los niños de 12 años: que una gran mayoría de cuadros y activistas del MST y la CUT forman parte también del PT, en concreto los que mencionas como pertecientes a la teología de la liberación. ¿Es eso malo? No, es el legítimo derecho que tienen como partido a ejercer de vanguardia en el seno de los frentes de masas y a hacer hegemónicos sus mensajes. Claro que el PT no es Lula, y no todos los de la CUT y el MST que construyeron el PT en su momento estan todavía en él. Ya son el PSTU, el PSOL, el PCB y algunos más los que están optando por combatir las politicas derechistas que pueda hacer Lula, algunos sectores del PT que están en posiciones centristas de crítica tibia, y otras del PT que son incondicionales. Esta division de lo que fueron aliados afecta, como es lógico, al frente de masas que es el MST, y lo mismo para la CUT. Si quieres lo complicamos un poco más y te añado que el ministerio para la reforma agraria esta ocupado por un elemento izquierdista en el seno del PT.
Y oye, bonita perorata, pero la ocupación de tierras es un acto de violencia revolucionaria. Si para ti la violencia es exclusivamente el concepto cristianoide de ir zurrando a la gente, mejor para ti; pero a mi este sistema me agrede, por ejemplo, y no me pega fisicamente por necesidad, sino que lo hace de otras muchisimas formas. Atacarlo a él, por contra, es ejercer la violencia pero en un sentido contrario en el seno de la lucha de clases. No me ciego por nada, simplemente me niego a aceptar que la ocupación de tierras, la haga el MOCASE, el SOC, el MST o los mil movimientos agrarios que existen, lo hagan tirando florecitas, porque no es así.

Finalmente, vi tremendas similitudes entre el texto y el articulo de la wikipedia portugesa: tiene su sentido, dado que los datos de la web del MST son muy parecidos, por lógica, a dicho articulo.

Colibrí Lillith -

Por cierto, q yo no he encontrado nada del MST en el Wikipedia, así que no sé a qué viene acusarte así como así de plagio.
Aunque ahora q lo pienso igual estaría bien q lo colgaras en Wikipedia y así difundes más la información :)

Anónimo -

Jaja, no, si lo más triste es que ya dije claro al empezar de donda sacaba la información XD. En ningún momento dije que fuera un texto creado de la nada por mí, sino un texto de información y divulgación. Aunque la verdad, mira que me gusta usar la wikipedia y no me acorde de mirarla, gracias por recordarlo XD

Colibrí Lillith -

A ver a ver... Será difícil que te comente algo que no te haya comentado ya, jeje :)

Veo que estás tan ilusionado con este movimiento como me quedé yo al ver el documental. Con todo esto no hago más que confirmarme la frase de Sartre que siempre me dices "Las fronteras de la imaginación son más ¿anchas? de lo que quieren hacernos creer." Estos actos son los que me devuelven la fe y las ganas de hacer cosas, pq las veo reales y posibles, y accesibles.

Por otra parte, al ver y oír a los latifundistas también me dan bajones, pq veo que cada vez que alguien se sale del camino marcado lo tiene mucho más difícil de lo que parece, porque hay quien hará lo posible para evitarlo.

En fin, muy buen texto, te lo comenté en su momento. Es informativo, y muy completo, ya que tocas todos los temas importantes relacionados con el MST (aunque te has olvidado de nombrar la importancia de los campos de fútbol xD). Y no hagas caso de los que te acusen de plagiador, que yo ya sé la faena que te costó, de dónde sacaste la información, y el tiempo que te llevó construir el texto. Por eso creo que el resultado no podría ser mejor :)

Mefistofeles -

NOTA: Si la respuesta te parece larga se siente, que yo me explico así, y ya lo sabias antes de hablar XD

Eres tú el que te equivocas, pues tienes una idea diferente de lo que es un líder. Es normal que haya gente más representativa dentro del movimiento, cuadros que den la cara públicamente cuando es necesario, y que sepan inspirar al movimiento, pero no dirigirlo. No hay líderes en el sentido de un secretario general que dirija, ni otros puestos similares. Creo que está bastante clara la diferencia entre la organización del MST y la de un grupo, por ejemplo, leninista. No quiero decir que una sea necesariamente mejor que otra, yo creo que depende de la situación, pero lo que esta claro es que diferente, y ningún miembro del MST tiene el mismo poder de dirección en la organización que el tienen los líderes de otros grupos organizados, ya que las decisiones son finalmente asamblearias.


Y es que no es lo mismo una vanguardia que acompañe a los campesinos en su lucha, que una vanguardia que pretenda dirigirla, y ahora ya no me refiero al leninismo. A menudo muchos que se autodenominan la vanguardia de la clase obrera, o en este caso del campesinado, no pretenden más que dirigir a la clase obrera, es decir, estar delante de ella en vez de acompañarla en la lucha como debe hacer una autentica vanguardia, y los lideres de esa vanguardia, dotados del poder de dirección, pueden pasar a ser, más los que gobiernen a la clase obrera, que no los que la inspiren. Son ese tipo de líderes, los que pretenden hablar en nombre de todo el movimiento, de los que no hay en el MST.


Esta claro que el MST apoyó al PT, pero por las promesas de Reforma Agraria que este prometió, al no llevar esta a cabo como se había prometido, el apoyo ha ido decayendo consecuentemente, y si bien es normal que a algunos aún les cueste abandonar completamente su apoyo al PT, ya que cuando uno se implica en un proyecto común siempre cuesta resignarse a abandonarlo completamente (y si eres quien creo oculto bajo anónimos nicks, me parece que sabrás de que va), dudo que ese apoyo siga durando durante mucho tiempo, ya que el claro objetivo del MST como movimiento no es la toma del poder político, si no la lucha por la tierra. Y es por esa diferencia que la relación entre partido y masas no es tal como pretendes mostrarla, si no que es una situación convencional y temporal, y no algo necesario ni siempre efectivo, ya que como tú mismo dices si hay una crisis, es por apoyar a un partido, partido que no cumple lo que promete, y que ha traicionado al movimiento de masas. Aunque bueno, refiriéndose al texto, si lo lees bien veras que yo no he dicho que no apoyen a ningún partido, he dicho dos cosas bien diferentes. La primera que como colectivo no están vinculados a ningún partido, y eso no es una interpretación mía, si no que está en la actas fundacionales del MST, al igual que esta negada la posibilidad de la doble militancia. Y otra, que no creo que se deban convertir en un partido, y eso si es una interpretación mía, pero como ves no es lo mismo que decir que no se deban convertir en un partido, que decir que no deban apoyar a un partido. Si quieres defender a toda ultranza el papel de los partidos me parece muy bien, pero no malinterpretes el texto cegado por esa idea.


Y sobre la violencia, para empezar esta claro que me refiero a la violencia física, y no creo que puedas acusar al MST de disparar a nadie, ni siquiera de amenazar. Me parece que tu aportación se debe más bien a ganas de polemizar y llevar la contraria, pues esta bien claro a que tipo de violencia me refiero, ya que hasta cito literalmente lo de los fusiles. Y bueno, si es violencia de otra forma habría que discutirlo, porque la violencia real se da en los sujetos, (ya se directamente, mediante violencia estructural, etc..) se puede dar en los sujetos como clase, pero finalmente quién la recibe es el sujeto. Y el MST no emplea la fuerza, ni su potencialidad, contra sujetos, si no contra sus propiedades. Solo desde una perspectiva liberal se puede considerar que afectar a la propiedad privada de un latifundista es afectar al latifundista como tal. Porque al ocupar tierras improductivas ni siquiera están impidiendo al latifundista los medios para su subsistencia, si no que solo están afectando a un terreno vacío, que la única relación que tiene con el latifundista es que le ha sido otorgado legalmente, que no legítimamente, no siendo por tanto ese bien no una parte de él como sujeto, si no como miembro de una clase concreta. Esto por tanto es una acción noviolenta (que no no-violenta), pero en ningún caso violenta. Y se opone claramente a los que pretenden hacer creer que en todo caso posible, y en todo contexto probable es siempre necesaria la violencia directa para lograr los objetivos.

Pepito Grillo -

Yerras el tio. La gran mayoría de dirigentes del MST (que sí los tiene, sino me dirás que es Joao Stedile) apoya o ha apoyado al PT, e incluso en la crisis de este partido por escándalos de corrupción, una parte nada desdeñable del MST ha salido en defensa del gobierno frente a los ataques derechistas, cosa que a su vez ha provocado una crisis no sólo en el interior del MST, sino también en la antañao muy combativa CUT. Como ves, la relación entre partido y movimientos de masas es la clásica.
Por lo demás, la toma de tierras es en sí un acto de violencia revolucionaria, lo veas como lo veas.

Por lo demás, un magnifico refrito de la wikipedia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres